• El puerto de Melilla se blindará para evitar la entrada de polizones magrebíes rumbo a Europa

    La inmigración irregular más conocida en Melilla es la de la valla, aunque desde hace unos años existe otra que provoca muchos más quebraderos de cabeza en la ciudad autónoma. Es la inmigración cuyo objetivo no es entrar a Melilla, sino salir de ella hacia Europa utilizando los barcos que diariamente la conectan con la costa andaluza. El puerto melillense ya ha anunciado una inversión de cerca de 650.000 euros para evitar que su zona de seguridad sea diariamente invadida por decenas de magrebíes, muchos de ellos menores de edad, que buscan la manera de acceder a los barcos aunque sea a costa de poner en riesgo su integridad física.

    http://www.elmundo.es/sociedad/2017/06/20/594939ab268e3eac298b466a.html
    #murs #barrières_frontalières #asile #migrations #port #réfugiés #frontières #Melilla #Espagne #Maroc

    • Según datos oficiales, en 2012 entraron en el puerto hasta el muelle comercial un total de 3.078 inmigrantes magrebíes que pretendían llegar a Europa como polizones. El año pasado, esa cantidad fue más del doble, alcanzado las 7.200 personas, de las cuales 169 consiguieron llegar hasta el interior de los barcos. Este año se da por hecho que se superará esa elevada cifra, pues el último dato facilitado cifraba en 4.489 los accesos irregulares que se habían contabilizado desde principios de año hasta el 10 de mayo, de los cuales alrededor de un 40% estaban protagonizados por menores de edad.
      […]
      Esta actuación se basa en la instalación de una nueva valla, el doble de alta que la actual, para evitar que inmigrantes magrebíes se cuelen en la zona de seguridad. De esta manera, se sustituirán los 593 metros de la valla que protege el paseo del espaldón por una nueva alambrada antiintrusión que tendrá cuatro metros de altura, y que supondrá una inversión de casi 494.000 euros. Esta obra se complementará con otras tres medidas de seguridad, que costarán unos 150.000 euros, y que son la instalación de 33 metros de vallas antiintrusión más modernas para el perímetro de la cuesta que sube hacia el recinto amurallado contiguo al puerto, la nueva luminaria del espaldón, donde se refugian los inmigrantes, y una cámara térmica para controlar los movimientos de quienes estén en la zona de las escolleras.